Historia del colegio publico Las Viñas

Historia del colegio publico Las Viñas

En primer lugar, decir que la historia del colegio viene, de siempre, estrechamente unida, a la actualidad política de cada momento.

Para empezar a contarla, tenemos que remontarnos al 14 de Agosto de 1927, cuando el dictador Primo de Rivera viene a Santurce a la bendición de la bandera del Somatén, que era un cuerpo de fuerza auxiliar para mantener el orden público y para «estimular» la colaboración ciudadana con el régimen dictatorial.

colegio las viñas inauguracion santurce

En dicho acontecimiento ejerció como madrina Doña Aurora Vildósola (1), fundadora del Patronato de Santa Eulalia.
En el banquete posterior, el alcalde de Santurce, el Sr. Mariano Torrontegui (3), aprovechó unas palabras para agradecer a Primo de Rivera (2) su asistencia al acto y para pedirle y explicarle la necesidad, que tenia Santurce, de la construcción de unas nuevas escuelas, ya que la población estaba creciendo muy rápidamente.

El dictador accedió y prometió construir unas escuelas que llevarían su nombre en una zona de huertas llamada Las Viñas, conocida así por las viñas que había allí antiguamente, de las que se extraía el mejor txakolí de Vizcaya.

Verso de Antonio Trueba: «Para Sardinas Bermeo, para guindas Baracaldo, para txakolí Santurce y para naranjas Bakio». Luego cambiaría la cosa. Los terrenos fueron cedidos por el Ayuntamiento y constaban de 5.170 metros cuadrados, de los cuales el edificio ocupaba 696,5 y el resto eran jardines y zonas de recreo.

Colegio las viñas santurtzi santurce ubicacion

El arquitecto fue Jorge Gallego, que ya había realizado proyectos similares, y el presupuesto era de 266.173 pesetas, de las cuales el Ayuntamiento del pueblo aportó el 25%.

Pero en Enero de 1930, Primo de Rivera, tras perder el favor de la monarquía y del ejercito, dimite y se traslada a Paris, donde moriría 2 meses después y vuelve a formarse un estado monárquico que dura poco mas de 1 año.

Y todo esto ya empezadas las obras de construcción de la escuela, que lo hicieron en febrero de ese mismo año.

Colegio las viñas santurtzi santurce 1935

Al año siguiente, el 14 de Abril de 1931, se proclama la Segunda República.

Todos estos importantes cambios políticos influyen en la tardanza de dicha construcción.

joaquin costa colegio las viñas santurce

Por fin, un año mas tarde, el 7 de Febrero de 1932, se inaugura la escuela, lógicamente, estando la República, no con el nombre de Primo de Rivera, se inaugura con el nombre de «Grupo Escolar Joaquin Costa».

Joaquin Costa (1846-1911) era la cara opuesta a Primo de Rivera.

Político, jurista, economista e historiador.

 

El mayor representante del movimiento conocido como «Regeneracionismo» un grupo que quería acabar con el caciquismo, luchando contra la corrupción, fomentando la escuela y la cultura y reduciendo la pobreza.

Fue un acto multitudinario, acudió el Ayuntamiento en pleno, inspectores de Primera Enseñanza, autoridades provinciales y alcaldes de los pueblos aledaños, acompañados de la Banda Municipal La prensa de la época recoge la noticia.

En 1936 se desata la Guerra Civil, la cual termina el 1 de Abril de 1939, saliendo victorioso el bando sublevado e imponiéndose la dictadura de Francisco Franco.

El Ayuntamiento de Santurce, ya en manos franquistas, en sesión del 7 de julio de 1937, decide cambiar el nombre de las escuelas «Grupo Escolar Joaquin Costa», por el que, en un primer momento, iba a tener, «Escuela Primo de Rivera».

Uno de los maestros que impartió clases estando la República, Don Manuel Picaza Cordon, es expulsado.

Tiempo después, la dictadura, le sometería a un juicio por el decreto denominado «Depuración del Magisterio».

A los maestros se les consideró responsables de haber inculcado en la sociedad y en las mentes jóvenes, el virus republicano.

Muchos de ellos, que ejercieron en la República, fueron llevados a juicio, y dependiendo del grado de compromiso que habían adquirido con la misma, unos fueron absueltos (como en este caso), otros suspendidos temporalmente, otros inhabilitados y algunos, que se habían mostrado hostiles al alzamiento y fieles a la República, ejecutados.

manuel picazo cordon colegio las viñas

Pasaron los años y en 1971, después de 40 años de vida, la vieja escuela se había quedado anticuada y sobre todo pequeña, debido al gran aumento de la población en las últimas décadas, y en vez de restaurarla y ampliarla, para conservar el edificio antiguo y peculiar en el pueblo, se opta por el remedio más fácil y se decide su derribo, como ha ocurrido en otros muchos más casos.

Se construye en el mismo solar que el nuevo colegio que conocemos hoy en día.
Se inaugura para el curso 1973-74 constituyendo 32 unidades de E.G.B. y 8 unidades de párvulos.

Durante el tiempo que duró la construcción, los alumnos fueron repartidos por varios colegios de Santurce, el Virgen del Mar, San José de Calasanz…etc.

La mayoría de los parvularios fueron realojados en el pequeño parvulario que se construyó para ese fin, donde estaba hasta hacía muy poco, el lavadero de Las Viñas.

Colegio las viñas santurtzi santurce publico

Con la muerte del Caudillo, y terminada la dictadura, se crean nuevas leyes sobre la enseñanza y sobre el euskera, y en base a esto, en 1981 se cambia el organigrama del colegio quedando de la siguiente manera: 2 unidades de E.G.B. en euskera, 32 unidades de E.G.B. en castellano, 4 unidades de párvulos en euskera y 2 unidades de párvulos en castellano. También se cambia el nombre del colegio, y de Primo de Rivera pasa a llamarse «Colegio Publico Las Viñas».

El último año que se cursó la E.G.B. fue el curso 1996-97. A partir de ahí cambió el sistema educativo.

El colegio, en la actualidad, tiene 2 modalidades, una Infantil con 4 cursos desde los 2 años hasta los 5, con 2 unidades por curso, y la Primaria con 6 cursos con 2 unidades por curso, todos ellos en euskera.

Hoy en día, el Colegio de Las Viñas es el colegio público más antiguo de nuestro municipio y goza de muy buena salud y espero que siga así durante muchos años mas.

FIN

Santurtzi Hoy

Desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla, con la falda remangada luciendo la pantorrilla. Vengo deprisa y corriendo, porque me aprieta el corsé, voy gritando por las calles, quién compra, sardinas frescué…