Manipura chakra (Tercer Chakra)

Manipura chakra (Tercer Chakra)

Significa la ciudad de las gemas y se encuentra en la plexo solar, plexo hepigástrico y ombligo.
 
El elemento asociado a este chakra es el fuego.
 
El sentido predominante es la vista y el planeta dominante es el sol.
 
Descripción del yantra: Triángulo invertido, rojo con la punta hacia abajo dentro de un círculo rodeado por diez pétalos.El triángulo es la forma del elemento fuego, que ayuda a la digestión y a la absorción de los alimentos con el fin de proporcionar al cuerpo la energía vital necesaria para la supervivencia.
 
El sonido bija es RANG y el principal punto de concentración es el ombligo. Cuando se repite de forma adecuada aumenta la capacidad digestiva y el poder de asimilación.
El sonido trae longevidad, el principal motivo de las personas movidas por este chakra.
 
El vehículo de la bija es el cordero, el dios del fuego (Agni).
Representa la naturaleza de una persona del tercer chakra, el cordero es fuerte y carga con su cabeza. El plexo solar como centro del tercer chakra es la sede del fuego dentro del cuerpo. 
 
Tenemos a Shiva viejo, señor del sur, que representa el poder de destrucción y a la diosa Skakti con tres cabezas que abarca los tres planos: físico, astral y celestial.
 
Tenemos a una persona entre los 14 y los 21 años que es impulsada a desarrollar su ego, su identidad con el mundo. Una persona dominada por este chakra se esforzará por tener reconocimiento y poder personal, incluso en detrimento de familiares y amigos.
 
Esta persona dormirá entre 6 y 8 horas boca arriba.
El equilibrio del chakra manipura es el servicio desinteresado, la práctica de la caridad que clarifica el propio camino de acción o karma. Toda persona debe ser consciente de sus acciones para conseguir un equilibrio en la vida y cuando se alcanza, la persona puede entrar en la plano celestial de la iluminación

Santurtzi Hoy

Desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla, con la falda remangada luciendo la pantorrilla. Vengo deprisa y corriendo, porque me aprieta el corsé, voy gritando por las calles, quién compra, sardinas frescué…