Santurtzi instala trampas con feromonas

A lo largo del pasado otoño, el Ayuntamiento de Santurtzi actuó para prevenir la presencia de procesionaria, en diferentes parques municipales, como el Parque Ranzari, Santa Eulalia, la Cerrada, Mirabueno, Mendialde… instalando trampas y con tratamientos de endoterapia. Se trataba de actuar en una primera fase de la reproducción de estos animales, tan perjudiciales, sobre todo, para perros y niños y niñas. Así, en esa primera fase se colocaron collares- trampa para orugas en los pinos, abetos y cedros de las diferentes zonas ajardinadas de competencia municipal.

En esta ocasión, y tras constatar el buen funcionamiento de estas trampas, que supusieron la existencia prácticamente nula de procesionaria -únicamente se atendió una incidencia en la que se tuvo que actuar, en el parque de Santa Eulalia- es ahora cuando el proceso preventivo se centra en una segunda fase, en la colocación de trampas con feromonas, con el fin de actuar sobre las mariposas que han podido crecer, y justo en el punto previo a aparearse las mariposas para la puesta de los huevos en las coníferas.

Así, «hemos instalado trampas con feromonas para capturar estos animales que hayan podido eclosionar, de manera que se vean atraídos y quedan capturados en estas nuevas trampas, consiguiendo que no vuelvan volviendo a anidar en las zonas urbanas de Santurtzi», ha señalado el concejal de Obras y Servicios, Álvaro Aresti. En concreto, esta nueva actuación se ha acometido en ocho zonas del pueblo en las que hay mayor existencia de coníferas.

«Seguiremos trabajando en nuestros parques para que estos sean más seguros para nuestros niños, niñas y animales. Aunque es un problema prácticamente controlado, siempre debemos ser precavidos en este sentido, y trabajar de antemano para evitar su propagación».

Otras noticias en nuestra categoría de Noticias de Santurtzi

Santurtzi Hoy

Desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla, con la falda remangada luciendo la pantorrilla. Vengo deprisa y corriendo, porque me aprieta el corsé, voy gritando por las calles, quién compra, sardinas frescué…