Serafin Villarán y el castillo de las cuevas

Serafin Villarán y el castillo de las cuevas

Esta no es una historia de Santurtzi, pero fue el sueño de un vecino de Santurtzi que nos demuestra que los sueños pueden hacerse realidad si luchamos por ellos

Serafín Villarán nació en 1935 en un pequeño pueblo de la provincia de Burgos llamado Villarias. Después de hacer la mili se puso a trabajar en nuestro pueblo, en un pequeño taller de coches en Santurtzi situado en la calle Sor Natividad. Más tarde empezó a trabajar de soldador en Babcock Wilcox.

Serafin Villarán y el castillo de las cuevas vecinos de santurtzi

En el año 65 se casó con su novia Maria Luisa, natural de Cebolleros, cerca del pueblo natal de Serafín y se vinieron a vivir a Santurtzi, a la calle Doctor Fleming n°10, aunque todos los fines de semana y vacaciones se las pasaban en el pueblo natal de Maria Luisa.

En el año 1976, Serafin compró un pequeño terreno en Cebolleros, un terreno que nadie quería, ya que no podía ser utilizado para fines agrícolas, pero el cual tenía dos pequeñas cuevas centenarias.

Villarán lo compró sin siquiera consultar con su esposa. Pagó 40,000 pesetas (el equivalente a 240 euros) y luego le dijo a su esposa que iba a usar esas cuevas para almacenar vino y hacer un txoko.

Se dice que estas cuevas habían sido originalmente el hogar de pueblos indígenas primitivos, algunos de los cuales pueden haber sido nómadas, deambulando por la Península Ibérica y más allá.

En la época del rey Fernando y la reina Isabel a fines del siglo XV, el área se había convertido en una región productora de vino, y los vinicultores los usaban como un espacio cerrado para triturar sus uvas a pie.

Serafin Villarán y el castillo de las cuevas vecinos de santurtzi

En 1978 se puso manos a la obra y empezó a trabajar en ello los fines de semana y en vacaciones y aunque en un principio le dijo a su mujer que solo quería hacer un txoko, cuando aquello empezó a tomar envergadura, tuvo que contar su secreto, que la idea era construir una casa, utilizando piedras planas de los ríos cercanos, Nela y Trueba, para abaratar costes.

Una inoportuna regulación de empleo en la Babcock Wilcox le hizo pensar en la posibilidad de construir algo más grande. Siempre tuvo el sueño de tener un castillo, y sin pensárselo mucho, y aún sabiendo que su familia creía que era una locura, se puso a ello

Cinco años después de haber reunido, almacenado, apilado y cementado más de 550 toneladas de las piedras redondas del río y haber usado más de 14 toneladas de cemento, comenzaron a pensar que tal vez él realmente podría realizar su sueño.

Él no era ingeniero, ni sabía de albañilería, lo básico, pero poco a poco aprendió hasta qué punto podía manipular las piedras y el cemento.

Para las bóvedas, la escalera de caracol y las paredes, incluidas las torretas redondas y las torres de vigilancia, comenzó creando una plantilla o armadura de madera para dar forma al espacio.

Luego los rellenó con capas de roca y cemento del río, y una vez que se formaron las formas, se retiraron las plantillas.

Se colocó una capa posterior de cemento en la parte superior para llenar cualquier espacio en el mortero y proporcionar una superficie más lisa, y luego las caras de piedra se limpiaron con un cepillo de alambre y ácido sulfúrico.

Para los niveles superiores de la fachada exterior, colocó un simple andamio de madera que se sostenía desde el borde de la pared más alta.

Como siempre fue diseñado para ser un hogar, los interiores han sido equipados para cumplir esta función con comodidad.

Un amigo hizo la carpintería para las ventanas y puertas, pero Villarán fabricó todo el trabajo de hierro para los diversos componentes del castillo, incluidos los apliques de pared, barandas, balcones, herramientas para hornos y herrajes para puertas y ventanas, bisagras y barras: Haciendo uso creativo de lo que estaba disponible, reutilizó un motor de una lavadora para alimentar una «forja» de herrería en el lugar.

Durante veintiún años Villarán trabajó en el castillo, y durante catorce veranos fue ayudado por su yerno, Luis Miguel Fernández, el esposo de su hija Yolanda, un electricista y albañil de profesión y un artista de corazón.

Pero, con el castillo llegando a la parte superior de los arcos del cuarto piso, a unos 40 pies en el aire, y sin haber terminado ninguno de sus espacios interiores del nivel superior, Villarán murió repentinamente a la edad de 63 años, después de que un aneurisma aórtico desencadenara un ataque cardíaco.

En otra situación, este proyecto de construcción habría terminado inacabado, pero Luis Miguel había trabajado demasiado con Villarán para dejar morir el sueño.

Ayudada por Yolanda, la pareja continuó trabajando en Cebolleros cada julio y agosto, y se quedó con la viuda de Villarán en la casa donde Yolanda había pasado los días de verano de su infancia.

Completaron el quinto piso y el sexto nivel de la terraza y, además de terminar la construcción del castillo, Luis Miguel aportó el toque de su propio artista a la visión de Villarán.

Utilizó la técnica de agregar colorante al cemento mientras está húmedo, y luego presionó en pequeños guijarros, creando una superficie atractiva para barandillas, superficies de paredes, letreros y apliques de luz, y proporcionando un toque colorido y humorístico.

El castillo, hoy en día, todavía le falta por terminar, pero se puede visitar.

La mejor época es en julio y agosto, y los fines de semana cuando la joven pareja reside allí. No cobran entrada, pero tienen para que la gente pueda dar un donativo para ver el interior, ademas que han instalado un pequeño bar en la planta baja.

Yo estuve el domingo pasado y recomiendo encarecidamente su visita, el castillo es precioso, y sólo pensar que lo hizo un vecino de nuestro pueblo…. gana mucho en valor.

Santurtzi Hoy

Desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla, con la falda remangada luciendo la pantorrilla. Vengo deprisa y corriendo, porque me aprieta el corsé, voy gritando por las calles, quién compra, sardinas frescué…