Emma Crespo, la sensatez de la revolución

Emma Crespo, la sensatez de la revolución

A los lectores y lectoras de Santurtzi Hoy les interesará saber cómo y cuándo empezaste a escribir. ¿Nos puedes describir un poco tus inicios en el mundo literario?
No recuerdo cuándo empecé a escribir, pero sí que la gente empezó a leer textos míos en el instituto. Después, en la universidad, me presenté a algunos concursos de relatos y tuve varios premios. A eso le siguen unos años de silencio creativo hasta que, en 2017, me atreví a publicar un trabajo más largo por mi cuenta.

¿Cómo se da el paso a publicar? ¿Qué hace falta?
En mi caso, el empujón de una buena amiga que me demostró que es posible cumplir un sueño, por difícil que parezca. Además de eso, trabajo, mucho trabajo.

¿Cómo es el proceso de buscar editorial?
Según mi experiencia, la editorial no se busca, sino que ella te encuentra a ti…
Es una broma, me refiero a que es difícil llegar a las grandes editoriales estatales, algunas ni siquiera reciben manuscritos, por lo que solo queda la opción de presentar las obras a los concursos que convocan y cruzar los dedos. Por otro lado, hay editoriales más modestas que sí abren procesos de recepción. Es una buena vía para empezar a publicar, aunque conviene asegurarse de que aspectos como la distribución del libro en papel o el volumen de la tirada van a ser realmente efectivos.

Háblanos un poco de los libros que tienes publicados, géneros, estilos, títulos, sinopsis… ¿En qué género te sientes más cómoda?
Empecé publicando tres novelas románticas que no tuvieron demasiada repercusión. Lo cierto es que no acaban de encajar en el molde de la romántica, porque no se me dan bien los finales felices ni los tópicos en los que se mueve ese género.
Reconozco el mérito de las autoras que lo hacen bien, con un poco de humor, mente abierta y cero sexismo.
En 2018 publiqué Nos llamaron locas (Y putas, y brujas). Es un libro de relatos de género repartidos en tres bloques, tal y como indica el título, en los que se cuentan historias de mujeres que son juzgadas y etiquetadas por sus acciones. Cada bloque va precedido por un prólogo de carácter ensayístico acerca del insulto sexista como foco de la opresión a la mujer.

Poco después vio la luz Cuando el alma muere primero, una recopilación de relatos que escribí en la universidad.
Los relatos me gustan, trabajas con menos cantidad de texto y puedes controlarlo más y usar recursos narrativos que en una novela se desdibujarían.
Los últimos proyectos en los que estoy participando son el cómic colectivo Mil brujas, al que he aportado un guion que la gran ilustradora Itziar Reparaz ha convertido en realidad; y La soberana del Reino Eterno, una novela de fantasía juvenil que pronto estará a la venta gracias a la editorial Malas Artes.

Para cualquier persona que quiera conocer tus libros un poco más, ¿cómo podría hacerse con su ejemplar?
Todas mis publicaciones hasta la fecha están disponibles en Amazon, tanto en versión digital como en papel.
Nos llamaron locas, además, está circulando libremente, aunque sin orden ni concierto, por diversas librerías de la geografía peninsular.
Para más información, estoy en redes sociales.

¿Eres más de comprar libros por internet o en las librerías de barrio? ¿Leer libros en papel o en formato digital?
Consumo de todo, la verdad, pero siempre primando a la pequeña librería: ellas apoyan nuestro trabajo y nosotras debemos poner en valor el suyo.

Háblanos de tus próximos proyectos. ¿Tienes algo nuevo en mente?
Tengo una novela juvenil de aventuras que ahora mismo está buscando su sitio, por un lado. Por otra parte, he terminado un trabajo en común con mi compañera y amiga, Garazi Albizua, del que esperamos tener buenas noticias en breve. De este último puedo decir que es una historia muy especial, como todo lo que ella toca con su varita mágica.

¿Qué consejo podrías dar a aquellas personas que no se atreven a iniciar el camino de la literatura?
Supongo que te refieres a la producción literaria o a la publicación. El camino de la literatura no es uno solo y no es necesario publicar para disfrutar del acto de leer o escribir, como no es necesario dar conciertos para ser músico. Sin embargo, si alguien cree que su trabajo merece ver la luz pública, solo puedo aconsejarle que no se deje amilanar por una mala recepción. Un texto no tiene que gustar a todo el mundo para ser bueno (hay literatura de gran calidad, aunque su nicho sea reducido), del mismo modo que publicar un best seller no implica haber producido un trabajo de calidad. La fidelidad al estilo y las ideas propias es un valor con el que no se debería comerciar.

Por último, ¿crees que el Ayuntamiento de Santurtzi se implica en la ayuda a los escritores y escritoras del pueblo?
El simple hecho de darnos un espacio propio en la feria (sin coste para la asociación) ya es algo que otros ayuntamientos no hacen y que se agradece mucho.

Una última cuestión. ¿Podrías recomendar a nuestros lectores algún libro que hayas leído recientemente?
No suelo recomendar libros sin conocer a la persona, porque la elección de un título me parece algo muy íntimo y es fácil equivocarse. Llevo todo el verano sumergida en Úrsula K. Leguin, pero no se lo aconsejo a nadie, salvo que sepa positivamente que va a disfrutar leyendo ciencia ficción feminista.
¿Por qué privar a una persona del placer de pasar un rato ojeando estanterías hasta dar con un libro que quiera llevarse a casa?

Te interesa la literatura y quieres descubrir buenas recomendaciones de lectura, conocer los escritores y escritoras locales, conocer consejos para iniciarte en el mundo de la escritura?, pasate por nuestra sección de literatura en Santurtzi y descubrirás entrevistas como la que hemos realizado a Emma Crespo con muchísima información interesante.

Santurtzi Hoy

Desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla, con la falda remangada luciendo la pantorrilla. Vengo deprisa y corriendo, porque me aprieta el corsé, voy gritando por las calles, quién compra, sardinas frescué…