Guillermo Gorostiza Bala Roja

El dia 24 de agosto, pero de 1966, hace justo 55 años, fallecía el futbolista santurzano, Guillermo Gorostiza, apodado bala roja

Este vídeo, protagonizado por el mismo poco antes de morir, nos relata su vida y sus últimos días en el Hospital Asilo que había donde están ahora los pisos verdes enfrente de Goizalde, con imágenes del parque y del puerto pesquero.

GUILLERMO GOROSTIZA PAREDES, apodado «bala roja«. Nació el 15 de febrero de 1909 en Santurce, Vizcaya, en el seno de una familia bastante acomodada, ya que su padre era el médico titular e Inspector Municipal de Sanidad de nuestro pueblo y presidente de La Junta provincial de Médicos Titulares.

Guillermo realizó sus primeros estudios en Santurce y luego fue enviado por sus padres a un internado en Miranda de Ebro a estudiar el bachillerato.

Travieso y mal estudiante, más interesado por el fútbol que por los libros, abandonó los estudios y entró a trabajar en una factoría naval de Sestao, donde aprendió el oficio de tornero.

Su primer club de fútbol fue el Chávarri de Sestao, donde coincidió ya con el que sería su futuro compañero en el Athletic, el portero Gregorio Blasco.

guillermo gorostiza bala roja santurce

De ahí pasó al Zugazarte de Guecho, donde empezó a jugar en el puesto de extremo izquierdo. El Arenas Club le fichó del Zugazarte por 30 duros de plata y Gorostiza llegó a jugar 10 partidos con los areneros.

Gorostiza, sin embargo, enfrentado a la directiva del Arenas, se declaró en rebeldía, abandonó Vizcaya y el Arenas y se escapó a Argentina, residiendo durante algún tiempo en casa de un pariente suyo en Buenos Aires.

 

Volvió a España para cumplir el servicio militar, siendo destinado como marino a Ferrol, donde sus cualidades como futbolista no pasaron desapercibidas.

Ingresó en el Racing Club de Ferrol con el que jugó durante el tiempo que duró su «mili».

Con el Racing fue campeón de Galicia sin conocer la derrota y debutó en categoría nacional, convirtiéndose en un jugador conocido a nivel nacional a raíz de que el Racing lograra derrotar al C. D. Alavés en la Copa de 1928-29 y él marcase el segundo tanto.

Luego el Racing cayó ante el Athletic Club en octavos de final, marcando Gorostiza en el partido de ida, jugado en el ferrolano campo del Inferniño.

En el equipo ferrolano coincidió con Gerardo Bilbao, con el que también jugaría en el Athletic Club. Recomendado por el jugador Ramón Lafuente, que había sido compañero suyo en el internado de Miranda, Gorostiza fue fichado en 1929 por el Athletic Club.

Pero antes de ingresar en las filas del Athletic, y por un breve periodo de tiempo, Guillermo formó parte de la plantilla del Sparta Club, equipo Fundado en 1921, hace ahora justo 100 años, que dio origen al fútbol en Santurtzi, su pueblo natal. En esta foto de la plantilla del Sparta, le podemos ver agachado, el primero por la izquierda.

guillermo gorostiza en el spartak

El fichaje de Gorostiza por parte del Athletic fue causa de un conflicto con el antiguo club del santurzano, el Arenas, que poseía sus derechos legales y que no los quería ceder a su gran rival local. 

El asunto se zanjó con el pago por parte del Athletic de 20.000 pesetas y un partido amistoso.

guillermo gorostiza bala roja

En el equipo bilbaíno jugó a partir de la temporada 1929-30 y formó parte de la conocida como «primera delantera histórica» del Athletic Club, junto a Lafuente, Iraragorri, Bata, Chirri II y Unamuno.

Con este club conquistó en cuatro ocasiones la Liga española y en otras cuatro el Campeonato de Copa. Además consiguió dos veces el Trofeo Pichichi, marcando 19 goles en la temporada 1929-30 y 12 en la 1931-32, éste último con una curiosidad. En realidad, fue su compañero Bata el máximo goleador con trece goles e, incluso, Gorostiza sólo anotó nueve goles.

Así es como figuran en las bases de datos de la Liga y del Athletic Club, pero es el extremo izquierdo el que figura como ganador del trofeo con doce goles.

La Guerra Civil española paralizó las competiciones futbolísticas oficiales entre 1936 y 1939. Gorostiza estaba al inicio de la guerra en Vizcaya, que queda en la zona republicana.

En 1937 se enroló en la selección de Euzkadi, combinado provincial creado por el Gobierno vasco con el fin de recaudar fondos en Europa para los refugiados vascos y realizar una labor propagandística en favor del Gobierno vasco y la República. Gorostiza coincidió con muchos de los mejores futbolistas vascos de la época como Luis Regueiro, Isidro Lángara o sus compañeros del Athletic Club, José Iraragorri y Gregorio Blasco entre otros.

euzkadi guillermo gorostiza bala roja

El Euzkadi realizó una brillante gira por Europa disputando partidos amistosos hasta que Bilbao cayó en manos franquistas.

Entonces Gorostiza desertó del equipo y, sin decir nada a sus compañeros regresó a España, a la zona nacional, donde fue recibido con los brazos abiertos por las autoridades rebeldes.

Gorostiza se unió al requeté carlista y luchó con el bando nacional, que lo utilizó para fines propagandísticos hasta el final de la guerra.

Sólo otro de los jugadores de la selección de Euzkadi, Roberto Echevarría, siguió los pasos de Gorostiza.

Tras la guerra, siguió militando en el Athletic Club, pero en la temporada 1940-41 fue traspasado al Valencia C.F. A pesar de ser ya un veterano de 31 años siguió rindiendo en el Valencia seis temporadas a grandísimo nivel.

Con este equipo ganó dos Ligas (1942 y 1944) y un Campeonato de Copa (1941).

En el Valencia C.F. fue uno de los integrantes de la famosa «delantera eléctrica«, junto con Epi, Amadeo, Mundo y Asensi. Fue el jugador que marcó el gol número 500 del Valencia C.F. en Primera División de España. En 1946 abandonó.

campeones guillermo gorostiza

En 1943 coprotagonizo la película «Campeones» junto a Ricardo Zamora y Jacinto Quincoces, compañeros de la selección española de futbol.

Se trataba de un hombre que llevaba una vida irregular y bohemia desde sus años de juventud, lo que fue derivando en alcoholismo ya en los últimos años de su carrera como futbolista.

De él se cuentan historias de que desaparecía durante días sin dejar rastro para aparecer justo antes de los partidos o que llegó a jugar algún encuentro con el Valencia CF en estado de embriaguez.

No supo gestionar el dinero que había ganado en su carrera, por lo que se vio forzado a prolongar su carrera por encima de los 40 años de edad.

Los últimos años de su vida los pasó en el Hospital Asilo de Santurtzi, solo, y con una sola posesión de la que no quiso despegarse a pesar de sus problemas económicos, fue una pitillera de plata regalada por el presidente valencianista Luis Casanova con esta inscripción, «Al mejor extremo izquierdo del mundo de todos los tiempos». 

Murió en 1966, a los 57 años de edad, en el Sanatorio de Tuberculosos de Santa Marina de Bilbao debido a una afección pulmonar.

Si te ha gustado esta entrada, puedes encontrar similares en viaje al pasado con  FcJavi Pe

Santurtzi Hoy

Desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla, con la falda remangada luciendo la pantorrilla. Vengo deprisa y corriendo, porque me aprieta el corsé, voy gritando por las calles, quién compra, sardinas frescué…